El pasado 28 de enero el tipo de cambio DICOM superó al tipo de cambio no-oficial, algo extremadamente inusual en el mercado cambiario. Este resultado se debe a una devaluación de 36,8%, junto a fuertes medidas de aumento de encaje bancario para restringir la liquidez monetaria y, por consiguiente, al crédito. Tras esta devaluación se crea una respuesta de facto sobre las liquidaciones de este mercado y se pierde uno de los incentivos para demandar en el sistema, principalmente el acceder a divisas relativamente baratas. Esto puede observarse al ver las asignaciones de las últimas siete subastas del Dicom, que cayeron 89,8% en cuanto a las asignaciones comparadas con las siete subastas anteriores a la devaluación citada.

La devaluación y aumento de encaje responden a un plan del Banco Central para estabilizar el tipo de cambio a VES 3.300 por USD. Sin embargo, mantener un ancla de este tipo en un entorno hiperinflacionario, de inestabilidad política, y con un recorte en los flujos de divisas que percibe el Gobierno Central, es considerablemente difícil. EnEcoanalítica consideramos que esta situación es temporal y, más temprano que tarde, el tipo de cambio del mercado no-oficial volverá a elevarse sobre el oficial.

Las medidas tomadas por el BCV con la intención de restringir el crédito, y con ello controlar el alza en el tipo de cambio, representa un costo importante para la banca, a cambio de resultados predeciblemente efímeros.