La interrupción sobre el comercio global causada por la pandemia covid-19 tiene impactos significativos sobre el sector externo de la mayoría de los países; en especial aquellos donde la exportación de combustible (crudo y derivados) represente una porción sustancial de sus exportaciones totales; ya que sus ingresos son peculiarmente vulnerables a la contracción de demanda producto de medidas de distanciamiento social y confinamiento a escala global.

La interrupción sobre el comercio global causada por la pandemia covid-19 tiene impactos significativos sobre el sector externo de la mayoría de los países; en especial aquellos donde la exportación de combustible (crudo y derivados) represente una porción sustancial de sus exportaciones totales; ya que sus ingresos son peculiarmente vulnerables a la contracción de demanda producto de medidas de distanciamiento social y confinamiento a escala global.

En el siguiente gráfico se retratan ambas aristas de vulnerabilidad antes choques por covid-19, para países con un sector exportación de combustibles significativo. En el eje vertical está el balance fiscal general como porción del producto interno bruto (PIB) para 2019, que podrían acercarse a las condiciones iniciales a las que los países enfrentan a la pandemia. Mientras que en el eje horizontal están las exportaciones de combustible como proporción de exportaciones totales.

De esa forma en el primer cuadrante (arriba-izquierda) se encuentran países como Singapur (SGP) y los Países Bajos (NLD), con superávit fiscales sobre los que pueden apoyarse y un sector externo lo bastante diversificado como para que el combustible no sea mayoritario. En el segundo cuadrante (arriba-derecha) están países petroleros como Noruega (NOR), Qatar (QAT) y Kuwait (KWT) que tienen refuerzos fiscales considerables pese a su exposición al mercado de hidrocarburos. En el tercer cuadrante (abajo-izquierda) están países como Perú (PER), Indonesia (IDN), Ecuador (ECU), Egipto (EGY), con déficit fiscales al momento de enfrentar. Algunos países de este grupo como Estados Unidos (USA) y Australia (AUS) tienen facilidades para cubrir sus déficits con emisión de deuda, mientras que Bolivia (BOL) y Ghana (GHA) tiene menos oportunidades de acceder a préstamos.

En el último cuadrante (abajo-derecha) están países petroleros, varios miembros del grupo OPEP +, que son más vulnerables fiscal y externamente en el corto plazo. Arabia Saudita (SAU) y los Emiratos Árabes Unidos (ARE) tienen más facilidad de acceder a financiamiento externo, pero países como Irán (IRN) y Venezuela (VEN) combinan sus altos déficits y exposición al mercado petrolero con una exclusión de mercados financieros internacionales por presencia de sanciones.